Artículos financieros

Invertir en consumo

Uno de los retos más apasionantes al que se enfrenta una Gestora de un banco de inversión es identificar megatendencias, esas «grandes fuerzas en el desarrollo humano y tecnológico que afectarán al futuro en todas las áreas de la actividad humana» (Naisbitt y Aburdene, 1990). Hoy, les hablaré del consumo, que engloba algunas de ellas.

Tanto los cambios demográficos como tecnológicos a los que estamos asistiendo y una mayor preocupación por el medio ambiente y el bienestar personal están transformando los hábitos de consumo. Algunos sectores y compañías se benefician de estas megatendencias con un crecimiento y un beneficio superior a la media del mercado que conlleva, necesariamente, una significativa creación de valor. En efecto, el consumo sigue moviéndose online, con un mayor peso en el e-commerce y una importancia creciente de los millennials, nativos digitales. Por otra parte, asistimos a un crecimiento demográfico y de clases medias sobre todo en China, Asia y Latinoamérica. Y, también, a una preocupación cada vez mayor del consumidor por el medio ambiente –envases, consumo sostenible–, la salud y el bienestar personal. Además, se producen crecimientos en nichos como el de las mascotas o la educación online, el lujo y la cosmética o el ocio y entretenimiento. Se trata entonces, identificado a dónde nos dirigimos y cuáles son los sectores beneficiados, seleccionar esas empresas que lideran el cambio, analizarlas con criterios de largo plazo –análisis fundamental– e invertir en ellas: empresas de alta calidad, con ventajas competitivas, con crecimiento, rentabilidad y solidez en sus balances. Teniendo en cuenta que las cotizaciones bursátiles a largo plazo reflejan los crecimientos en beneficios.

La idea sería construir una cartera equilibrada por sectores y compañías que incluyese el ‘e-commerce’, comunicaciones y medios de pago (como Google, Microsoft, Visa o Alibaba); lujo y cosmética (LVMH, Kering o L’Oreal); alimentación y bebidas (Nestlé, Colgate o Diageo), ingredientes y ‘packaging’, que dan el sabor, el color o la textura a los productos (Symrise, Kerry o Sensient); retail, textil y equipamientos deportivos (como Inditex, Adidas o Nike); ocio y entretenimiento (Netflix, Spotify o Universal) y otros nichos de crecimiento (Zoetis, Thule o Kahoot). Así, conseguiríamos una buena diversificación sectorial, geográfica y por capitalización, con empresas pequeñas, medianas y grandes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s