Artículos financieros

El proceso intuitivo de la inversión

¿Cuáles son los mecanismos psicológicos que intervienen cuando tomamos una decisión de inversión? ¿Cuál es el proceso y los errores más comunes? La mayoría de las decisiones que tomamos en el día podríamos calificarlas de microdecisiones rápidas, intuitivas y automáticas donde el cerebro, de manera inconsciente, recurre a ciertos trucos o atajos mentales para simplificarnos la vida y ahorrar energías. El problema es que estos pueden llevarnos a tomar decisiones –de inversión– erróneas.

Uno de ellos es el «exceso de confianza»: sobrevaloramos lo que sabemos y nuestra experiencia sin diferenciar lo que sabemos de lo que creemos que sabemos. La confianza nos conduce a una falsa seguridad y, por tanto, no entra en nuestro horizonte que podemos perder, infravaloramos los riesgos. El riesgo es inherente a la inversión, máxime en este entorno estructural de tipos de interés cero donde no existen activos financieros sin riesgo. Riesgo y rentabilidad son conceptos que siempre hay que tener en cuenta y el hecho de que no reconozcamos los riesgos o no le demos la debida importancia, es un problema.

Otro atajo que observamos en nuestros clientes es el de «la ilusión de control», la tendencia a sobreestimar que disponemos del control o la posibilidad de influir en algo que objetivamente se escapa de nuestro dominio. Entonces, elevamos el riesgo al confiar que controlamos los vaivenes de los mercados gracias a nuestro análisis o a la información que disponemos. En este sentido, es relevante usar la terminología Covey: centrémonos en nuestro ‘círculo de influencia’, es decir, en aquello que depende de nosotros, y olvidémonos del ‘círculo de preocupación’. ¿Y qué depende de nosotros?: Qué cantidad puedo invertir, cuál es mi perfil de riesgo –conservador, moderado, tolerante– y qué producto financiero se adapta mejor a mi forma de ser y entender la inversión para que esta sea una experiencia gratificante.

Un tercer error que cometemos los inversores es el llamado «sesgo de confirmación», interpretando la información que recibimos o buscando nueva de manera selectiva de tal manera que confirmen las convicciones que ya teníamos. No queremos información crítica sino la que se adecúe a nuestro pensamiento. Oímos lo que queremos oír. Por eso, debemos tener la mente abierta y considerar que, a veces, la realidad no es como nosotros pensamos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s